jueves, 26 de febrero de 2009

ENTRE LA OMISIÓN Y EL DESPLANTE

Que como dice Fernando Gómez Mont, la administración de Vicente Fox “pecó de omisión” en el combate al narcotráfico y más que eso entregó –el Secretario se quedó convenientemente corto en su análisis- al crimen organizado regiones enteras del territorio nacional, no hay duda alguna. La demostración palmaria de este hecho es el repunte generalizado de las organizaciones criminales que hoy cubren al país de sangre. Durante seis largos años, roto el aparato de control y convivencia priista con la delincuencia, tuvieron los narcos tiempo y espacio físico para crecer y consolidarse. Sin ser molestados por las fuerzas federales, se hicieron de territorios y de base social que hoy pelean por mantener. Acrecentaron su poder de fuego y su capacidad económica. Expresión de esta vitalidad criminal adquirida en el período foxista es el virtual estado de guerra en que vivimos.

Así como el borracho de Yeltsin entregó el poder a la mafia, Vicente Fox, empeñado en asegurar la sucesión presidencial y perdido en la frivolidad y la soberbia, entregó el país al narcotráfico. No tuvo los tamaños que el momento histórico exigía. El peligro de que eso sucediera estaba latente. Ni supo, ni quiso verlo. El final del régimen autoritario tenía como colofón necesario –bastaba echar una ojeada a la ex Unión Soviética- la expansión de mafias y organizaciones criminales que aprovechan la ruptura de los instrumentos tradicionales de control social del estado.

Incapaz de entender esto Fox falló dramáticamente en la tarea de desplazar al régimen autoritario y sustituirlo con un aparato de gobierno digno y efectivo. No fue capaz de devolverle majestad a las instituciones de la república, al contrario, demolió con esmero lo que de ellas quedaba en pie. No pudo tampoco garantizar la seguridad de la población; era la de su sexenio, hoy lo sabemos, la paz de los sepulcros. Los criminales velaban sus armas. No combatió la impunidad, ni pudo ni quiso darle contenido real al mandato democrático que recibió con los votos de millones de mexicanos en las elecciones presidenciales del 2000. Le faltaron a ese, el primer presidente electo democráticamente de la historia reciente, dignidad, patriotismo, visión y valentía. Sacó Vicente Fox al PRI de Los Pinos, es cierto, pero sólo para que el caos imperara en el país entero mientras el “encargaba el despacho” y hacia campaña.

Que, por otro lado, en esa administración “omisa” trabajaban –como dice Santiago Creel- al salir, en una imposible defensa de su exjefe, muchos de los mismos funcionarios que hoy conducen ese combate y que, por tanto si de buscar responsables se trata, como sugiere Creel, basta con que esos mismos funcionarios se miren en el espejo tampoco hay duda.

Hereda Calderón de Fox su urgencia mediática acrecentada por la necesidad de una legitimidad que de origen no tiene. Desata, es cierto, el poder del estado contra el crimen organizado pero con frecuencia cae víctima de sus propios desplantes y desatinos. Se mete a Monterrey o Ciudad Juárez y les lleva, en su apuro electoral, la “carne al asador” a los narcos. Quiere demostrar así que no es este un estado fallido y permite con acciones escenográficas que una lata de refresco o una amenaza de bomba haga tambalearse al gobierno entero.

No son ciertamente los panistas, los de Fox o los de Calderón, que, en el fondo son los mismos, quienes crearon este fenómeno que tiene al país en jaque, esa responsabilidad es sobre todo de los artífices del régimen autoritario que alentó por décadas la impunidad y la corrupción. Fue el PRI el que sembró la semilla de este mal profundo que nos aqueja, pero es a los panistas a quienes se les salió totalmente de control, a quienes les estalló en pleno rostro. Son ellos, por otro lado, quienes tampoco han tenido y pese a sus supuestas credenciales democráticas, la firmeza y la fuerza para encarar al gobierno de los Estados Unidos, verdadero responsable por su laxitud ante el consumo de drogas y su ineficiencia en el combate a sus narcos locales, de la tragedia que nos arrastra.

Son ellos los panistas que han ocupado, “haiga sido como haiga sido”, Los Pinos estos últimos 9 años los que, por su ineficiencia, por la irresponsable y mecánica absorción de los usos y costumbres del régimen autoritario han resultado unos por omisión, otros por ineficiencia, los responsables de este colapso del estado. Porque más allá de que unos u otros se rasguen las vestiduras es de esto, de un colapso, que estamos hablando.

Incapaces de conducir el gobierno, aferrados a un discurso propagandístico que niega la realidad, empeñados a fondo en una permanente campaña para preservarse en el poder, a los panistas –son ellos mismos los que ahora al ventilar sus diferencias lo reconocen- se les está deshaciendo el país entre las manos.

5 comentarios:

FRANCISCO dijo...

DETECTOR DE NEUROSIS.....

URGE UNA REFORMA DE ESTADO.....ENTRE OTRAS COSAS... PARA QUE SEA OBLIGATORIO PARA LOS PRESIDENTES Y GOBERNADORES EN TURNO... SOMETERSE A UN EXAMEN PSICOMETRICO .... A FIN DE NO TENER "UN LOCO EZQUIZIFRENICO" EN LA PRESIDENCIA......Como Lopez Portillo, Fox, Mario Marin, Fidel, Peña Nieto, Cardenas, Eugenio, entre otros..... QUE TERMINAN SIENDO EL HAZMEREIR DE LA POLITICA...DEJANDO UN ESTADO O PAIS MAS MUERTO QUE DE RISA.....SOS

News dijo...

Hay va de nuevo Ciro G. Leyva en Milenio a tratar de subir su "raiting", por lo pronto yo le escribí esto:

Sr. Leyva:

Nada mas esta usted haciendo el ridículo, por favor, diga claramente lo que usted quiere ¿ayudar al "gobierno bueno" de su debacle?
Pues entonces deje las cosas pasar, cuando usted y su bando han dicho que "es un grupo minoritario", ¿entonces de que se preocupa si es una minoría?

Lo único que proyecta con sus ataques a Andrés Manuel es que quiere volver a crear polémica en Milenio para levantar las ventas como lo hacen cada que pueden y ganar premios de tipo "el diario mas influyenteeee" o "miren Ciro el columnista mas leidooo" (por sus chorradas claro).


P.D. Por cierto, hay que recordar que usted es uno de los defensores de Mario Marín y Ulises Ruiz ambos delincuentes exhibidos, estos si están haciendo mas por derrocar al "gobierno bueno" que AMLO.

*********

Bueno, pongo este mensaje aquí para que se de por enterado señor Epigmenio, no es por defenderlo ni nada, porque ademas se que entre colegas periodistas hay buena relación aunque sus ideas sean opuestas, como es este el caso. Simplemente para que quede constancia de lo que pensamos los lectores y ademas este señor Ciro se dice muy democrata pero creo que ni lo es porque las veces que le enviado un mail para expresar mi opinión me lo rechaza, o sea que bloquea su dirección electrónica o de plano no sirve y nada mas la pone como que para aparentar.

Saludos

Roberto dijo...

Por estar de viaje no me entere hasta hoy de la "aportacion" de Epigmenio (Don Epi).

Sin embargo, leo que un lector NEWS, comenta la columna de Gomez Leyva, por el hecho de que este señor les restriega en la cara, a los miembros del gymboree (Marcela dixit)y heraldos del mesias tropical, acerca de llamar al derrocamiento del Calderas, situacion que muchos seguidores de Obrador negaron enfáticamente.
No se si nos falta materia gris o no entendemos bien el español. Una cosa es llegar al poder por medios democráticos y otra cosa es un llamado a derrocar un gobierno, a traves de movilizaciones sociales.
El uso de este discurso, solo se puede traducir en una sola palabra:INCAPACIDAD.
Si no se tiene la capacidad para convencer al votante de sus ideas, propuestas, etc., por favor dejen que otros hombres, otras ideas, otra izquierda lo haga. El pais y nosotros mismos, merecemos mejores representantes, de izquierda y de derecha, del centro, de todos lados y de todos los colores, con afan de servicio y no de servirse.Saludos a News por su comentario.

News dijo...

Ah pues gracias y saludos...

Si lo que me llena de esperanzas es que tenemos a gobernadores tan democratas, tan llenos de liderazgo, honestidad y buena voluntad, incapaces de cometer un delito, ahi estan por ejemplo Ulises Ruiz y Mario Marín, ambos bajo el amparo de nuestro gran presidente del empleo Felipe Calderon.

Deberían ya empezar a hacer su campaña para las presidenciales de 2012, porque sin duda el pueblo necesita hombres como ellos Ulises/Marin, Marin/Ulises, y mas si tienen la ayuda de nuestro presidente que tanto ha ayudado al PRI en estos ultimos años...

Yo si voto por ellos...
Viva el PRI, queremos al PRI de regreso...

Mario Marin para presidente...

Ulises Ruiz para presidente...

Pumita dijo...

Para todos aquellos adoradores del régimen, los invito una temporada a Puebla. Gracias a los cochupos precisoso de Marín y Calderón, no obstante que este último en campaña prometió que el gober se iba a ir y ya instalado en la silla, con la complicidad de los tricolores, no ha tenido empacho en tomarse la foto 8 veces en lo que va de su gerencia, perdón, (des)gobierno.
Puebla es como un regreso al pasado: inexistente división de poderes, prensa vendida, a los amigos gracia y a los enemigos justicia a secas, la ley del revólver, negocios multimillonarios al amparo del poder, un gober que en lugar de tomar decisiones se toma fotohgrafías con los (maletas) jugadores del equipo local; en fin.
Que vengan un rato esos adoradores, que desde su cómoda oficina lanzan diatribas in ton i son.
Saludos Don Epigmenio.