jueves, 7 de febrero de 2008

“YA SOMOS COMO LOS JAPONESES”

Bueno. No todos. Los chiapanecos sí. Y también son ya, hay que celebrarlo, como los norteamericanos ¡qué va! Del primer mundo vaya. Ya están, al menos en Ocozocuatla y gracias al Gobierno Federal, al presidente del empleo, al PAN hecho gobierno, en condiciones de comprar su casa, su coche, poner su negocio y competir con los habitantes de esos grandes imperios económicos. En fin, en ese rincón de Chiapas, vocho y changarro de nuevo. ¿No que habían mandado a callar a Vicente Fox?

Esto, esta sorpresa en este febrero luminoso, después de un enero que no fue negro en absoluto porque estamos blindados y la crisis financiera en los EEUU nos hará lo que el viento a Juárez, nos la da una Señora cuyo nombre no sabemos, pero que presumiblemente nos habla convencida, entusiasmada, en la radio desde ese mismo lugar bendecido por la acción gubernamental.

Y el spot –eso de la reforma que restringe la propaganda gubernamental lo discutimos después- donde una voz popular, de verdad digo, narra este milagro insólito, maravilloso como cualquier milagro, se trasmite por la radio una y otra vez. Me lo habían contado. No lo creí. Yo pensé que era un chiste, además, de mal gusto. Y de pronto lo oí una vez y luego otra y luego, ¿por qué no? si sobra el dinero, una vez más.

Nunca imaginé a un publicista, a un funcionario gubernamental, de esos expertos en “comunicación social” –¿hay otra comunicación?- capaz de tal hazaña. Sacar a Chiapas o al menos a un poblado de esa entidad federativa tan olvidada por los gobiernos centrales, tan hundida en la miseria y la marginación, sacarla, digo y de un plumazo, del subdesarrollo ¡Carajo! ¿Qué es esto? ¿De qué se trata?¿Será que piensan que somos imbéciles?

¿Habrán escuchado ese spot los chiapanecos? ¿Se habrán enterado de su transformación? ¿Estarán muy ocupados administrando su nueva riqueza? ¿Qué pensaran ellos, los olvidados de siempre, los nuevos condenados de la tierra, de esa burla que el Gobierno Federal les hace y además con el dinero de sus impuestos?

Yo sé que por más de 6 décadas nos trataron de hacer comulgar, en la radio y la TV, con ruedas de molino y más todavía los publicistas del gobierno. Que nos vendían el México que se les daba la gana. Que les redituaba votos. Que ensalzaba a sus jefes y les hacía ascender a punta de una adulación vergonzosamente pública. Que aseguraba, o eso creían, su permanencia en el poder y que les permitía sentirse como dioses: capaces de construir a punta de slogans una lamentable caricatura de la realidad.

Nos engañaron por décadas y lo siguen haciendo, pero yo pensé, digo, como cualquiera, que algo habría cambiado. Que habrían adquirido al menos, tras los años, los reveses, el ridículo y luego de dilapidar tantos miles de millones de pesos del erario público en la más insulsa propaganda gubernamental, algo de experiencia y que ahora tendrían también algo, si no de inteligencia, al menos de decoro. Por lo menos para no cometer este tipo de estupideces.

Usted habrá de perdonarme pero me cuesta trabajo contener la indignación. Me siento, además doblemente burlado. Ese intento –que la campaña de “solidaridad” con Salinas de Gortari volvió moda- de dotar de “verosimilitud” a los mensajes del gobierno poniéndolos en boca de supuestos, o peor todavía, de personajes reales, me parece una farsa innoble.

Qué más da que mientan; esa es la naturaleza misma de la propaganda gubernamental; la mentira. Jode y mucho que utilicen la voz popular, la voz supuestamente auténtica, la de la gente y no la de actores o locutores profesionales, para hacerlo. Al ejercicio, muy de Joseph Goebbels, el santo patrono de esos señores, de manipulación de la opinión pública mediante la reiteración, se suma la manipulación de un recurso básico de expresión social; el testimonio, y lo desgasta, lo desacredita.

Si hay alguien con dos dedos de frente y un poco de vergüenza en el Gobierno Federal debería, además de sacar del aire de inmediato estos mensajes ridículos y ofensivos, ordenar una investigación sobre cómo, por qué, y con qué recursos se orquestó esta campaña.

A los ciudadanos nos toca poner un alto a estos excesos. Ya vimos a Felipe Calderón –lo frenó apenas a tiempo el Congreso- sacar raja propagandística de la tragedia en Tabasco con un alud de spots televisivos y radiales. Él, como su antecesor sabe usar intensivamente el arma publicitaria para conseguir lo que los votos limpios no le dan. Hoy, sin que se le mencione, sus publicistas, han decidido convencernos de que es el artífice de esta milagrosa transformación de los chiapanecos en japoneses.

Paremos esta y otras burlas similares.

Presionemos por todos los medios para que ya no se use ya ni un centavo, del erario público, ni uno sólo, en propaganda gubernamental que no tenga un fin específico y claro de servicio a la comunidad.

4 comentarios:

Fabián dijo...

Coincido con Epigmenio, causa indignación ver esos spots del gobierno explotando la pobreza Chiapaneca, tratando hacernos creer que todo va bien y que el tratado del TLC nos ha beneficiado, esa es una falacia que solo los politicos se creen ya que ahí nos demuestran que tanto conocen las necesidades del pueblo Mexicano, pero no hay que esperar menos de ellos, si son capaz de vender hasta su madre.

Y hay que recomendarles, que visiten dicho estado, donde se sorprenderán de su belleza natural, pero también esperemos y vean la pobreza en la que nuestra gente vive, si tan bién esta Chiapas entonces porque emigraron tantos a EUA, bueno tal vez porque no soportan tanto desarrollo, y poder adquisitivo, no creen??.

Saludos.

Enrique Moreno Rubiales dijo...

Seguramente la indignación de Mr. Ibarra, nace de la frustración de no tener él, los controles de los hechos para convertirlos en alguno de los "bodrios telenoveleros" con los que hábilmente ha hecho muchísima lana...¿O no Epigmenio? Si un pequeño, minúsculo o insignificante esfuerzo industrial como se hace en Chiapas o en cualesquier otra parte de nuestro México, le permite a sólo UN individuo; vale la pena anunciarlo con bombo y platillo en vez de las mugres tele-mamadas de Argos y Cia.

Xanadu dijo...

Esas son mamadas del enano, se le desmorona el país en las manos y no encuentra la salida, como dice simi le faltan sesos y huevos. Ahí les dejo material para otro spot motivador....
==> Voz de narco: Antes de fox, yo estaba enjaulado, gracias a los apoyos del gobierno federal en 3 días me pude fugar y montar mi propio negocio. Al principio estuvimos compitiendo en el país con cierto éxito pero gracias a los apoyos del enano hoy hemos formado una federación y estamos eliminando a nuestra competencia, además estamos exportando a todo el mundo, estamos muy contentos con los apoyos y simulaciones que realiza el enano.
Desde Sinaloa les mando un saludo

FiodorDY dijo...

Seguramente la indignación de Mr. Enrique Moreno Rubiales, nace de la frustración de que los mexicanos no amen a Fox y Calderon. Si un pequeño, minúsculo o insignificante esfuerzo realizado por "Martita" le permite a sólo UN (o dos o tres) individuo (sus hijos) enrquecerse; vale la pena anunciarlo con bombo y platillo y decir que TODA LA POBLACION MEXICANA HA SALIDO DE LA JODIDEZ, (que estupidez)