jueves, 8 de octubre de 2009

UNA ACCIÓN CIUDADANA PARA FRENAR LA PUBLICIDAD DEL ESTADO

De nada sirvieron las dos cartas publicadas aquí. Los legisladores no acusaron recibo. Ninguno de ellos; ni siquiera los de la izquierda, se dio por aludido. Tampoco se pronunciaron -ni en defensa propia- y aunque son ellos los que más gastan, los funcionarios de las distintas dependencias del gobierno federal, de la jefatura de gobierno de la ciudad o de los otros estados de la república.

El bombardeo propagandístico del Estado continúa y al parecer a nadie, dentro del aparato burocrático, se le ocurre pensar que es malsano, excesivo, totalmente inadecuado y más todavía en momentos de crisis como el que estamos atravesando, malgastar el dinero público a raudales, pregonando las supuestas virtudes de servidores públicos e instituciones.

Escribo desde Madrid en donde ni el gobierno español, ni la municipalidad, ni las Cortes gastan un euro en autopromoverse como, estoy seguro, tampoco lo hacen el resto de los gobiernos europeos. Escucho la radio, veo la televisión, camino por las calles sin ser asaltado por el ensordecedor pregón al que estamos acostumbrados en México.

Si algo aquí se comunica desde el Estado y con recursos públicos, es para prevenir, orientar, educar o servir a la población y no para nutrir el ego de funcionarios y legisladores y pavimentar su carrera política.

La publicidad política, por otro lado, está severamente reglamentada y se produce sólo dentro de los lapsos legales cercanos a la elección. Eso, en contraposición de lo que piensan los comunicólogos mexicanos, la hace incluso –por mesurada- más eficiente y creíble.

Quien de entre los servidores públicos aparece en la prensa o en los noticieros de la radio o la TV, se lo ha ganado con sus acciones o con sus omisiones, ha hecho noticia de tanto acertar o de tanto fallar en el desempeño de sus funciones.

El posicionamiento ganado ante la opinión pública -en la mayoría de los casos porque aquí también se cuecen habas- es resultado de sus propios actos y no del gasto indebido de los dineros públicos.

“¿Cuándo se va a cansar –me preguntó una reportera en el estreno de “Backyard”, la película de Sabina Berman y Carlos Carrera sobre los feminicidios en Ciudad Juárez, en la que tuve el privilegio de participar- de tocar estos temas sociales y políticos, de pegarle con la cabeza al mismo muro?”. “Me voy a cansar –le respondí- cuando se caiga el muro”.

En esas mismas ando con este otro tema: el de la moratoria inmediata a la excesiva y grosera publicidad del Estado, así que, de nuevo, aprovecho este espacio e insisto en que es preciso detener de inmediato el bombardeo; poner coto a la sangría que tanto funcionario venal hace al erario.

Insisto en el tema pero ya no busco ni que me lean, ni que me escuchen y menos todavía que me respondan esos a los que tanta palabrería ha dejado sordos –es inútil hablarle al poder y pedirle que se modere- sino que me dirijo a usted querido lector que, como yo, paga y padece estos excesos.

Es preciso que seamos nosotros, los ciudadanos, quienes tomemos cartas en el asunto. Hemos sido sometidos durante tantos años y de tal forma al bombardeo publicitario del Estado que quizás muchos piensan que, como éste forma parte ya del paisaje visual y sonoro de nuestro atribulado país, no hay otra forma de vida.

No es así, esta irracional y desproporcionada adicción a los anuncios y campañas de los servidores públicos y políticos mexicanos, de todos los partidos políticos además, se nos ha impuesto a la mala y puede y debe ser detenida.

Quienes detentan el poder han aprovechado los vacíos legales, la falta de trasparencia en el ejercicio de la función pública, los malsanos usos y costumbres del antiguo régimen, para hacernos creer que está bien, que se vale, que sirve de algo gastar tanto dinero público en autopromoverse.

Como ellos son rehenes de publicistas, expertos en imagen y charlatanes de toda laya quieren –ya lo han logrado parcialmente- a punta de spots y campañas, uno tras otro, minuto tras minuto, medio tras medio, muro tras muro, día tras día, volvernos rehenes a nosotros también.

Poco les importa además que ese dinero, que no les pertenece y que con tanto desparpajo gastan, no sirva para un carajo. La saturación ha provocado que nadie les crea. Sus mensajes ya son –y hablo, insisto en eso, de la propaganda de todas las instituciones y de funcionarios de todos los partidos y orientaciones políticas- sólo un molesto y constante ruido carente de sentido para el ciudadano.

Desalentado y harto un lector planteaba en mi blog y con respecto al último artículo, que era preciso acompañar la critica con propuestas. Aquí va una: organicémonos para exigir al gobierno federal y a los gobiernos estatales, al Congreso de la República, a las distintas bancadas, al Poder Judicial de la Federación, que den cuenta cabal y precisa de cuánto gastan en publicidad.

Exijamos que se detenga de inmediato ese gasto. Organicémonos para hacer un vacío a esa propaganda. No es cierto que sólo a punta de spots muera el que a punta de spots mata. Inundemos de cartas a las distintas dependencias, usemos la red y los espacios públicos, alcemos la voz para demandar silencio inmediato a esos que están ahí para servirnos y no para vanagloriarse de los tan pobres resultados que entregan.

8 comentarios:

México Ciudadano dijo...

Estimado Epigmenio Ibarra.

Felicidades por su artículo.

Le comento que es un respiro de aliento para los ciudadanos que estamos preocupados por el cambio de nuestro país.

Después de las últimas elecciones, hubo una oleada en la creación de organizaciones ciudadanas que perseguimos objetivos similares. Democracia directa, candidaturas independientes, control de presupuestos, reducción en número de legisladores, competitividad, transparencia, etc.

Apenas ayer, 8 de octubre, el PAN presentó una propuesta de reducción de presupuesto a partidos políticos e IFE, argumentando que fue en respuesta a una demanda ciudadana. No convence. Y, no es que esté mal, sino que es burda. Es burda, por que habemos grupos ciudadanos que nos hemos dado a la tarea de crear propuestas de ley más creativas, basadas en la utilización del voto para reducir el presupuesto que abusivamente ha sido protegido por el artículo 41. Y es que, nosotros, en lugar de cambiar únicamente el porcentaje, estamos planteando una fórmula para que el ciudadano decida al ir a la urna. De acuerdo a los cálculos que tenemos, basados en las pasadas elecciones, podemos llegar a reducir un 40% el presupuesto, pero podemos llegar al 100% si así lo decidimos los mexicanos. Y no es que se permitirá llegar a ése porcentaje, por que debe haber un tope. Pero sí podemos demostrar el grado de disgusto que tenemos hacia nuestros gobernantes.

Claro que las hicimos llegar a nuestros diputados, pero no nos hicieron caso.

Le invito a que revise nuestro sitio web para saber de qué le estoy halando. Y lo invito a que se una en este ejercicio de muchos ciudadanos que queremos cambiar ya.

www.mexicociudadano.org

Le comento que estamos por hacer cambios en nuestra página y, las propuestas ahí presentadas no son las que manejamos actualmente. Con gusto le puedo hacer llegar las nuevas versiones.

Saludos.

Eduardo Quiroz Gutiérrez.
eduardoquiroz@mexicociudadano.org

HUGO dijo...

Estimado Epigmenio: En todo caso estoy de acuerdo en al organizacion, que te parece que hagamos una carta comun en donde obren nuestro nombre y nuestro correo electronico, y hacemos llegar una carta en papel, y otro documento electronico en formato pdf con las firma de todos los que se suscriban a dicho documento y enviarlo a el congreso de la unión, a el ejecutivo, y al poder judicial con copia a cada uno y anexarlos a los diversos medios de comunicacion impresos y electronicos, pienso que esta estrategia no seria de un dia pero podemos impulsarla en el lapso de las proximas dos semanas ojala te sea util este comentario anexo mi correo electronico. saludos

Jovi dijo...

Sr. Epigmenio Ibarra

El Politico piensa en las proximas elecciones.
El estadísta piensa en la Proxima generacion.
Napoleon Bonaparte


Leí su articulo del día de hoy y estoy de acuerdo con usted en que es necesario que se acabe ese gasto exorbitante de publicidad que hace el gobierno federal, pero principalmente los posibles candidatos a la Presidencia en el 2012, Enrique Peña Nieto, Marcelo Ebrard y Lopez Obrador, y principalmente a este último le sugiero que se ponga a trabajar y con lo que gane, haber si le alcanza el dinero y el tiempo para andar haciendo sus giras y que no me salgan con el cuento de que "es el Pueblo el que le sostiene sus giras", porque a mis 68 años de edad, "Yo ya no como de esa piña"

Ruben Martinez Rodriguez
rubenmartinez_2006@yahoo.com.mx

Darío Zepeda Galván dijo...

Que tal Epigmenio, como muchos otros en el país, también creo que debemos hacer escuchar nuestra voz y nuestro mandato a los diputados. Para contribuir con mi granito de arena, ya mandé también mi carta al correo de los diputados que (se supone) me representan, y ojalá que todos lo hicíeramos, así de manera personalizada a todos los diputados.

Estoy haciendo un blog para dar seguimiento a todos los esfuerzos que se hagan para evitar la tontería de estos impuestos. La dirección es http://instruyaasudiputado.blogspot.com/

y quisiera también poder colocar ahí la carta abierta que hiciste, tenemos que juntar esfuerzos.

Saludos y gracias

Darío Zepeda

Dani-el dijo...

No sé cómo escribirle a mi diputado, aunque sería muy interesante estar al tanto de sus actividades. Por otra parte, en una de esas sí tengo uno de esos diputados que quieren hacer algo bueno y se topa con que el que encabeza la comisión es plurinominal y trabaja para la partidocracia, de poco servirán las acciones de mi diputado no?

Necesitamos líderes!!! Lamentablemente somos un pueblo dividido.

Ni hablar, no nos queda mas que cada quien hacerlo lo mejor posible, poniendo su granito de arena, tratando de ser feliz y... que dios nos agarre confesados.

Nos vemos en Milenio!

Moisés Cárdenas dijo...

Quiero primero parafrasear a Dani-el: Necesitamos líderes, lamentablemente somos un pueblo dividido. Porqué lo digo?, porque creo que nuestro compromiso debe de ir mas allá de una carta, que por otra parte creo que igualmente se debe de mandar, pero pocos sabemos el camino, yo por ejemplo ni siquiera se quienes son mis diputados (vivo en Cd del Carmen, Camp.) pero además como confiar en esta gente si una de las que son diputadas (creo que se apellida Abreu), participó en el trienio pasado como candidata a la presidencia municipal por el prd (así, con minúsculas) y esta vez fue candidata a la diputación por el pri (con minúsculas, ojalá hubiera letra mas chiquita), tú crees que le intereso? si solo es una mercenaria de la política (como toda su familia que es famosa por huesera) y la ahora presidenta municipal hizo una campaña impresionante (solo en letreros monumentales se debió haber gastado una fortuna, imagínate que se tapice una ciudad tan pequeña como esta isla incluso, después que ganó, con varios espectaculares que decían “gracias Carmen, Cheli”). Y lo más notable, la división de la gente por candidatos que nunca hablaron de planes de trabajo (pri, pan, prd, pt, pvm), todos la misma cosa que si “vamos todos por Carmen”, “Construyamos el Carmen que todos queremos” y no sé qué tanta palabrería hueca. Era solo preguntar por que votaban por x candidato para que, la gente solo expresara su esperanza de que esta vez sí hubiera algo para ellos. Nuestra división es nefasta y no va a ninguna parte, porque somos un pueblo con una pobre educación y más pobres conocimientos y, aún cada vez mas empobrecida. Esos líderes por los que clama Dani-el son los que tienen que guiar a quienes, como yo, no tenemos claro que hacer con ideas como esta (tal es el caso del documento en mención) y creo que en este caso alguien debería de lanzar un formato de carta para que otros lo adaptemos y que sea un esfuerzo en conjunto seleccionar a quien se les va a enviar. Aunque yo voy más lejos, creo que no solo se debe quedar en una protesta como la que planteas, me preocupa mucho que un tipo como Peña-Nieto, sea nuestro futuro presidente, que no solo pertenece al pri (nunca lo pongo en mayúsculas, allí empieza mi protesta), es como dicen: pinpon peña nieto, un muñeco de cartón, hecho con publicidad e imagen (hasta con novia televisiva).
Si todos los que nos preocupamos por este país elaboráramos un documento con propuestas y participaran todos aquellos que he visto que reprueban la situación que vivimos y están conscientes de nuestro negro futuro, podríamos plantear un grupo de los 100, pero que fuera de los miles y en el que no estuviera gente como la Gordillo. Pero con la obligación de actuar con la consciencia en el futuro de éste país. Sería nuevamente parafrasear a Dani-el: Necesitamos líderes y tenemos que romper la división de nuestros paisanos, romper su silencio de abstencionismo, juntar el voto nulo. HACER ALGO PUES, PORQUE NOS VA A LLEVAR EL CARAJO.
Soy profesional de 40 años que me pasé como tú dando topes a una pared y yo sí me cansé y renuncié a mi trabajo (Universidad Chapingo), pero no de tratar de hacer algo por mi país, al menos con ideas, tengo mis propias ideas, ojalá encontrara una manera de compartirlas.

México Ciudadano dijo...

Me permito copiar un comentario que hace uno de los integrantes de México Ciudadano con respecto a la publicidad de los partidos.

En cuanto a lo que mencionas de tener alternativas para nuestra porpuesta del control de presupuesto, tienes toda la razon, pero tambien hay que hacerlos ver que no estan dando resultados, y nuestra propuesta lo que busca es generar una cinergia en los diputados a corto plazo por que nuestros abuelos, nuestros padres y nosotros ya fuimos demasiado complacientes. Ahora el otro punto a reserva de avalarlo con información, creo que de los mayores rubros si no es que el mayor en que gastan los partidos es en publicidad y mercadotecnia, compra de votos, imagen y eso no se vale, es un insulto, toda esa publicidad se convierte en basura, parte de la propuesta pudieramos incluir que el ife les proporcione la publicidad pero no dandoles dinero sino dandoles recursos en especie, es decir, el ife compre espacios en los medios y les de un vale a cada partido de forma equitativa para que hagan efectiva su publicidad en los medios con los que el ife tenga convenios. Que esa publicidad sea via medios como web, radio, televisión, revistas, diarios, cero publicidad en las calles, cero pancartas, cero lonas, cero mantas, nada que se convierta en basura, cero despensas, cero articulos promocionales. Que los partidos puedan hacer publicidad por ejemplo rehabilitando parques, escuelas, hospitales, es decir que si rehabilitan un hospital se les permita poner una placa que diga este hospital lo rehabilito el partido x en la campaña para presidente municipal, diputado, senador, etc. de fulanito de tal. Es decir que hagan publicidad haciendo obras para la gente y a fin de cuentas la gente sabrá quien hizo más cosas para beneficio de las comunidades.

Cabe mencionar que también tenemos una propuesta de ley que pretende dar autonomía al IFE para sacarlo del secuestro en que lo tienen los partidos políticos.

Champy dijo...

Mi estimado y querido Epi.

Nunca te he comentado, apesar de ser tu lector de mucho tiempo atrás, y seguidor en muchas de tus obras y propuestas.

Pero ahora tengo una duda que me gustaría aclararás.... aqui entree nos.... se extraña la presencia de MArcela entre las firmas de Milenio...ya recibieron y acataron la espuria orden de su cabeza?

Dicen las malas lenbguas que así fue?

Si no te quieres comprometer esta bien, con una señal de humo es suficiente, solo le pido a Dios poder verla.

Saludos.

Y que te quede claro, que en tu lucha por derribar ese muro, no estás solo.

2046